Entradas

Miremos al futuro del COEV

Mañana celebra elecciones el Colegio de Economistas de Valencia y es momento de mirar hacia el futuro de la institución. Eso he hecho durante la campaña, aunque a alguno le pese. Mi candidatura y yo nos hemos dedicado a presentar un programa de futuro, a ofrecer propuestas para seguir transformando el Colegio en una institución moderna y útil, al servicio de los economistas y de la sociedad, evitando discusiones y polémicas estériles. No obstante, me siento obligado a responder a quien siempre recibió un más que generoso sueldo del Colegio de Economistas y ahora se permite criticar la gestión desinteresada de quienes hemos trabajado por el bien del COEV lealmente y sin remuneración alguna.

¿Qué ha pasado en estos últimos cuatro años? Que ganamos las elecciones y accedí al decanato del COEV en una situación financiera insostenible, con una estructura de personal claramente sobredimensionada, cuyo coste comprometía más del 50% del presupuesto y se tenía que financiar imponiendo un modelo de formación cara. Tuvimos que tomar decisiones tremendamente difíciles y asumimos el reto de reestructurar el Colegio para cumplir con el programa que ganó las elecciones y asumir su inaplazable modernización. Gobernar es tomar decisiones, por difíciles que resulten, y lo hemos hecho de manera meditada, justificada y en el marco del Plan Estratégico del COEV. El resultado nos ha dado la razón y en una legislatura le hemos dado la vuelta a la situación: disfrutamos de una sólida estabilidad financiera y se ha racionalizado la estructura del Colegio bajo criterios de eficiencia; ofrecemos más y mejores servicios mientras mantenemos las cuotas congeladas para todos y gratuitas para los desempleados; se ha rebajado un 20% el precio de los cursos y las actividades gratuitas ya son el 70% del total. El nuevo modelo nos ha permitido afrontar nuevos proyectos: ofrecer vía web información, más servicios, gestiones y formación online, apoyo a los jóvenes y emprendedores, puesta en marcha del Grupo de Economistas de La Safor y de Economía del Deporte y adaptación del COEV a las nuevas demandas de los profesionales.

Es cierto que en los dos últimos años el Colegio ha sufrido el desgaste de tener una junta de gobierno desunida. Mi equipo, al que agradezco su profesionalidad y labor desinteresada en estos años, y yo hemos trabajado duro para gestionar el COEV en beneficio de los colegiados mientras otros se han dedicado exclusivamente a hacer oposición. En mi mandato he defendido el interés general de los economistas y no intereses particulares. Se ha aprobado el código de buen gobierno y hemos adoptado medidas de transparencia, como saben todos los colegiados, pues ahora sí tienen acceso a la información contable y de gestión a través de nuestra web. Además, decidí no formar parte de las listas de administradores concursales del Colegio y toda mi candidatura se ha comprometido a hacer lo mismo a título individual. También hemos renunciado a disfrutar gratuitamente de cursos de formación mientras estemos en la junta de gobierno. Son medidas éticas para impulsar esa transparencia que todos reclamamos pero solo algunos concretamos.

Frente a aquellos que defienden un modelo antiguo e intereses particulares, nosotros preferimos mirar al futuro y no compartimos sus añoranzas. Aunque alguien se crea el Cid a estas alturas, no sería buen vasallo ni teniendo buen señor.

Juan Manuel Pérez Mira

Decano del Colegio de Economistas de Valencia
Artículo publicado por Levante-EMV el 20 de diciembre de 2016